Soñar cuesta muy poco...
Soñar cuesta muy poco...

Kioto

DÍA 5 (7 octubre)

Nuestro hotel, que estaba a escasos 8 minutos caminando desde la estación central, era el Green Rich Kyoto Station South, un establecimiento muy elegante y excelentemente comunicado teniendo en cuenta que Kyoto es una ciudad en la que debes moverte mayoritariamente en autobús. El hotel tiene unos baños termales de uso gratuito.

 

Una vez instalados y duchados salimos a dar una vuelta por la ciudad antes de cenar. Paseamos por una de las arterias principales de la ciudad, Shijo, en dirección a Gion para visitar Ponto-cho, el famoso barrio de las geishas, y acabar deleitándonos con una visita nocturna en el templo Yasaka-jinja, de entrada gratuita. Desde ahí cogimos un autobús que nos dejó en la misma puerta del hotel.

 
Yasaka-jinja
Nanzen-ji.

DÍA 6 (8 octubre)

 

Nuestra primera parada serían los templos Higashi Hongan-ji y Nishi Hongan-ji, ambos de entrada gratuita. Se encuentran en el centro de la ciudad y a muy poca distancia uno de otro. Desde ahí decidimos coger un metro e ir a visitar otro de los templos de Kyoto, el Nanzen-ji.

 

Seguimos nuestra ruta a pie en dirección a los templos Shoren-in y Chion-in. Atravesando el parque Maruyama y siguiendo la ruta de los templos nos encontramos con uno de los imprescindibles de Kyoto, el Kodai-ji, un espectacular recinto al más puro estilo tradicional japonés con infinidad de rincones que descubrir y fotografiar. La entrada cuesta 600 yenes (4,5€). 

 

Kodai-ji.

 

La última parada del recorrido fue el espectacular Kyomizu-dera, un conjunto de templos Patrimonio de la Humanidad según la Unesco y candidato en la lista de las Nuevas siete maravillas del mundo moderno. Es una parada obligada en la visita a la ciudad. La entrada cuesta 300 yenes (unos 2,25€).

Se accede a él tras una calle repleta de comercios locales en los que se pueden adquirir productos de todo tipo.

Kiyomizu-dera.

Por último, y para rematar este día tan completo, dimos un paseo por el Kyoto Gyoen, el recinto en el que se encuentra el Palacio Imperial de Kyoto, en el que la entrada está prohibida.

 

Con los pies doloridos pero con la recompensa de haber disfrutado de todos estos increíbles rincones, nos fuimos al hotel para descansar y retomar fuerzas para el día siguiente.

DÍA 7 (9 octubre)

 

 

Mañana dedicada a ver Nara (Clica aquí).

 

Una vez volvimos de nuetra experiencia en Nara nos subimos en el bus que nos conduciría hasta el templo Kinkaku-ji o Pabellón Dorado, también declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994. La entrada cuesta 400 yenes (3€).

 
Como aún teníamos fuerzas y quedaban horas de sol, decidimos volver a coger el tren de la línea JR Nara para dirigirnos a Fushimi Inari, probablemente el santuario sintoísta más fotografiado de todo Japón. La entrada es gratuita y su visita debería ser obligatoria para todos los turistas. Su recorrido compuesto por miles de toriis rojas es fascinante y ofrece fotografías increíbles.
Booking.com

Viajando en clase turista en redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Viajando en clase turista. Contacto: info@viajandoenclaseturista.com Reservado el derecho de imagen, fotografías própias.