Soñar cuesta muy poco...
Soñar cuesta muy poco...

Túnez: día 5, 28 marzo 2012.

Una música de tambores y trompetas nos despertó. Nos asomamos al balcón y vimos la ceremonia de recibimiento a nuestro crucero: una orquesta completa, un ejercito de camellos engalanados y una banda de percusión que tocaba ritmos africanos nos daba la bienvenida a Túnez.

 

Por temas de seguridad nos desaconsejaron recorrer la ciudad por libre, así que contratamos una excursión en el mismo barco el día anterior. Tras pasar un control de seguridad y sellar el pasaporte, nos dirigimos a nuestro autocar.

 

El guía nos avisó de que había habido una serie de revueltas populares la noche anterior, prueba de ello era que la ciudad estaba repleta de vehículos militares, barreras de alambre de espino y soldados haciendo guardia. Sin embargo eso no fue problema para realizar el tour que teníamos programado.

Nuestra primera parada fue La Medina, empezando por la plaza de la Kasbah y dirigiéndonos hacia al Zoco, el mercado local de Túnez, donde pudimos realizar compras varias y en las que el guía nos iba recomendando tiendas que luego entendimos que iban en función de la comisión que se llevaba por cada venta. Visitamos otras instalaciones como una fábrica de alfombras artesanas y una tienda de esencias y perfumes.

 

Desde allí nos trasladamos al Museo del Bardo, uno de los museos más grandes del Mediterráneo que presenta una gran variedad de piezas arqueológicas. Cabe destacar que el museo contiene una de las mayores colecciones de mosaicos romanos del mundo.

Tras la visita y después de comer en un restaurante de las afueras de la ciudad, volvimos al autocar para dirigirnos al peculiar pueblo de Sidi Bou Said, un lugar que destaca por la arquitectura de sus viviendas, todas ellas pintadas de un reluciente color blanco y rematadas con puertas y persianas de color azul celeste. El lugar es precioso y se ha convertido en la imagen turística de Túnez alrededor del mundo. Allí se pueden adquirir souvenirs y productos típicos a precio módico, siempre que tengas habilidad para regatear.

 

De vuelta al autocar, nuestra siguiente parada eran las ruinas de Cartago, antigua ciudad fenicia de la costa del norte de África. Declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, las ruinas contienen restos de la multitud de civilizaciones que allí se establecieron, predominando las de origen romano. El recinto es enorme y en él se encuentran ciertos puntos de interés como la Colina de Byrsa, el Anfiteatro Romano, el Santuario Tofet, el Coliseo y las Termas de San Antonino.

El autocar nos condujo de vuelta al puerto. Había sido un día muy completo y estábamos verdaderamente cansados. No somos muy amantes de los tours guiados, pero la verdad es que había sido una experiencia muy positiva.

 

Ya en el barco y después de una reconstituyente ducha, disfrutamos del espectáculo dedicado a Michael Jackson que nos sorprendió positivamente por su espectacularidad. Tras ello, una deliciosa cena en el restaurante, una copita y a dormir.

Booking.com

Viajando en clase turista en redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Viajando en clase turista. Contacto: info@viajandoenclaseturista.com Reservado el derecho de imagen, fotografías própias.