Soñar cuesta muy poco...
Soñar cuesta muy poco...

Génova: día 2, 25 marzo 2012.

10.00h Vuelo Barcelona - Génova. Llegada 11.35h.

 

En el mismo aeropuerto de Génova adquirimos unos tickets en la empresa de transporte Volabus, con un precio de 6 euros por persona, cuyo bus nos condujo hacia la Piazza Príncipe, desde donde cogeríamos un metro hasta la parada de Dinegro, a pocos metros del puerto de Génova, donde nos esperaba el enorme buque.

 

La organización de la empresa MSC es admirable. Desde el primer momento en el que llegamos a la sala de acceso al crucero el trato del personal fue excepcional. Pasamos una serie de controles de seguridad, realizamos el check-in, recogimos nuestras tarjetas de acceso y nos adentramos en el majestuoso MSC Fantasía.

 

Las tarjetas de MSC sirven para hacer todo tipo de pagos en el interior de la nave. Actúan como tarjetas prepago, en la que se hace un primer depósito de 250 euros, y sirve para reservar excursiones, pagar en los bares y restaurantes y comprar en las tiendas.

Para nuestra sorpresa, y pese a haber reservado un camarote con ventana, nos encontramos con un enorme camarote con balcón en el puente 11. Tras instalarnos y realizar un breve simulacro de seguridad, con chalecos salvavidas incluidos, nos dispusimos a conocer el barco a fondo. 

Partiendo del salón principal ascendimos por las majestuosas escaleras de cristales de Swarovski para conocer los distintos bares y restaurantes del buque. Las instalaciones incluyen discotecas, pubs, salas de videojuegos, un cine 4d, un simulador de Fórmula 1, tiendas de lujo, souvenirs, oficinas de información, un casino e incluso un enorme teatro en el que cada noche se ofrece una función distinta. Ya en el exterior, nos encontramos con una pista de tenis, una cancha de baloncesto, un gimnasio, un minigolf, varios jacuzzis y un complejo de piscinas con parque acuático, así como una zona chillout con tumbonas y demás mobiliario de terraza de la máxima calidad.

El barco zarpó a eso de las 17h del puerto de Génova, así que nos dirigimos a la cubierta superior para observar la partida. Allí mismo tomamos unos gintonics y disfrutamos del paisaje. Al caer la noche nos dirigimos al teatro, donde disfrutamos de una increíble función del Circo del Sol y luego cenamos en el restaurante Il Cerchio d'Oro, donde compartimos mesa con una pareja ecuatoriana residente en Barcelona y otra pareja rumana residente en Niza, Francia, con los que establecimos una buena amistad que dura hasta hoy.

 

El día había sido muy interesante. Toda una experiencia. Por lo que después de la cena nos fuimos a la habitación a descansar.

Booking.com

Viajando en clase turista en redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Viajando en clase turista. Contacto: info@viajandoenclaseturista.com Reservado el derecho de imagen, fotografías própias.