Soñar cuesta muy poco...
Soñar cuesta muy poco...

Ruta: Sidney - Port Stephens, Australia

Hoy era un gran día en nuestro viaje. Desayunamos algo rápido, hicimos el check-out y un Uber nos condujo a las inmediaciones del aeropuerto, donde se encontraba la central de Jucy, compañía con la que tramitamos el alquiler de nuestra caravana. Nos dejamos aconsejar por otros bloggers de viajes y por los comentarios de internet, que la colocaban como una de las mejores compañías de la zona, así que confiamos y reservamos.

La espera fue algo largo, ya que había un grupo de chinos que no entendían muy bien el idioma y que retrasaron un poco el trámite, pero finalmente teníamos nuestra caravana. Era pequeñita, pero muy completa. La zona de detrás contenía dos sofás y una mesa para comer que se convertían en cama, y en el maletero teníamos nevera, fogón, despensa y fregadero. Qué más necesitamos!

 

Tras revisarlos todo y habiendo recibido las pertinentes explicaciones sobre el funcionamiento del equipo por parte de la trabajadora de Jucy, nos pusimos en marcha. Nos habituamos a conducir por la izquierda enseguida. El GPS ayudaba bastante, pero la verdad es que no fue nada traumático, exceptuando los primeros minutos, en los que casi arrancamos varios retrovisores…

Tomamos la ruta M1 en dirección norte hasta Gosford, donde se ubica el popular Asutralian Reptile Park. Muchos conocerán este centro por el programa de televisión Veterinario al Rescate (originalmente Bondi Vet). Este lugar alberga infinidad de ejemplares de las diversas especies que componen la fauna australiana. Uno de sus principales reclamos es el hecho de convivir con canguros en libertad, a los que uno puede acariciar y alimentar sin ningún problema. Además, existen muchas otras actividades como visitar la zona de reptiles y arañas, ver cómo dan de comer a los koalas, disfrutar del show de loros o asomarse al foso de Elvis, el cocodrilo gigante. Nosotros pasamos allí cerca de 2 horas y media. El recinto no es muy extenso, pero merece la pena dedicarle tiempo a la visita. Muy recomendable!

Tras comer algo en el mismo parque, volvimos a la caravana y tomamos de nuevo la ruta en dirección norte, atravesando Newcastle para llegar al primero de los parkings en los que dormiríamos, el Big4 Karuah Jetty Holiday Park, a unos 20 minutos de Port Stephens. La reserva la realizamos a través de la propia web de Big4, que es una de las cadenas más conocidas de campings de Australia. Dado que nuestra caravana era pequeña y no tenía baño, optamos por reservar lo que se conoce como Ensuite Site, es decir, una porción de terreno donde aparcar la caravana pero que incluye una caseta anexa en la que se encuentra el baño. La verdad es que acertamos de pleno con la reserva, el camping era espectacular y nuestro baño estaba equipadísimo y muy muy limpio.

 

Habíamos compramos algo de provisiones en un supermercado cercano, así que después de visitar el muelle de Karuah y disfrutar de la majestuosa puesta de sol, cocinamos algo de pasta en nuestra pequeña cocina y nos dispusimos a pasar nuestra primera noche en la caravana. El clima era algo frío pero la verdad es que dentro de la cama se estaba genial.  

Ruta: Port Stephens - Port Macquarie,  Australia

 La noche en la caravana había sido genial. Dormimos muy cómodos y calentitos. Nos despertamos muy pronto para poder aprovechar el día, así que recogimos los trastos, desayunamos algo, hicimos el check-out y retomamos nuestra ruta.

 

Este tramo de la Highway A1 se alejaba ligeramente de la costa y se adentraba en el interior, atravesando Nerong, Buladelah o Topi Topi. Nuestra primera parada del día fue Forster, un pequeño pueblo costero en la zona de los Grandes Lagos con gran afluencia de turistas en temporada alta. El lugar es muy fácil de recorrer. Está conectado con Tuncurry, pueblo hermano, a través de un espectacular puente que cruza el lago. Sus zonas más populares son Second Beach, Bennets Head y la isla de Wallis Point. Aprovechamos la parada para comer algo en Peter Lobby’s, un restaurante que ofrece hamburguesas y pescado fresco del día.

Seguimos nuestro recorrido hasta Port Macquarie, ciudad a medio camino entre Sydney y Brisbane. Situada en la desembocadora del río Hastings, la localidad fue fundada en el siglo XIX y se usó básicamente como centro penitenciario, hasta que bien entrado el siglo XX se llenó de viviendas y comercios locales, convirtiéndose en una atracción turística reconocida. Una curiosidad sobre la ciudad es que existen más de 40 estatuas de koalas repartidas por la ciudad, todas ellas pintadas y decoradas de diferente forma, por lo que es una actividad divertida el ir encontrándolas, aunque siempre puedes hacer trampa y descargar el mapa con las ubicaciones. Otra de las actividades más populares es visitar el Tacking Point Lighthouse o Faro de Port Macquarie, que corona los acantilados de la Reserva Natural Sea Acres, junto a la zona costera de Lighthouse Beach. Desde allí pudimos contemplar la majestuosa puesta de sol australiana.

Nuestro camping se situaba en Bonny Hills, a unos 20 minutos al sur de Port Macquarie, y recibía el nombre de Big4 Bonny Hills Holiday Park. Tal y como hicimos en el resto de campings, reservamos un Ensuite Site para poder tener baño privado. Llegamos bien entrada la noche, así que, como la noche anterior, utilizamos la cocina de la caravana para hacernos la cena. Una ducha relajante después de un día de muchos kilómetros y a dormir.

Ruta: Port Macquarie - Coffs Harbour,  Australia

Como cada mañana nos levantamos muy pronto. Aseo básico, desayuno contundente, caravana llena y check-out, un clásico!

 

La primera parada del día sería Crescent Head, un pequeño pueblo costero de aire muy surfero. La actividad principal, como es lógico, es el surf, sin embargo la localidad atrae a miles de visitantes no solo por lo espectacular de sus playas, sino también por otros motivos como su campo de golf, sus rutas de trekking y sus parques naturales. Aparcamos la caravana cerca del paseo marítimo y recorrimos parte de la costa en dirección a Little Nobby y Pebbly Beach.

A una hora de carretera se encuentra Nambucca Heads, un atractivo pueblo en el que recorrimos la pasarela de madera que bordea la costa y que atraviesa Gordon Park en dirección al puerto. Un lugar ideal para tomar unas cuantas fotos y deleitarse con el panorama. Tras ello, visitamos también el Captain Cook Lookout, el mirador más espectacular de la localidad. Desde allí arriba se tiene una vista privilegiada de la costa y de las instalaciones portuarias.

 

Tras una reconfortante comida en un área de descanso próxima a la zona y tras media hora más de carretera, ya estábamos en nuestra última parada del día: Coffs Harbour. Tenemos que decir que habíamos leído y esuchado mucho sobre este lugar y, con mucha pena debemos decir que nos decepcionó muchísimo mirándolo desde el punto de vista meramente turístico. La ciudad es muy bonita y la arquitectura de sus casas es llamativa, aun así encontramos pocos puntos que nos llamaran la atención como para hacer mención específica. Podríamos decir que lo que más nos gustó fue el Beacon Hill Lokout, el mirador principal de la ciudad, desde donde uno puede divisar Jetty Beach, la playa principal, y las instalaciones portuarias, así como la Reserva Natural de Muttonbird. Uno de los principales atractivos de la ciudad es el Parque de Atracciones The Big Banana, que en temporada alta es el lugar más visitado y que atrae turistas desde otros puntos de Nueva Gales del Sur. Lamentablemente el clima no era el ideal para bañarse, así que optamos por no visitarlo.

El sol se ponía y decidimos ir a nuestro camping para ir acomodándonos. En esta ocasión dormiríamos en el Big4 Emerald Beach Holiday Park, a unos 30 minutos de Coffs Harbour en dirección norte. El parque era muy completo y estaba lleno de niños jugando. El ambiente era muy relajado y familiar. Como de costumbre, reservamos una Ensuite Site, para disponer de baño privado.

 

Como aún disponíamos de cerca de una hora de luz, nos acercamos hasta Emerald Beach, la playa que da nombre al lugar en el que se encontraba el camping, para explorar la zona y disfrutar de la puesta de sol. El escenario era impresionante.

 

El día había acabado y aunque no había sido la mejor de las rutas

 

 

 

 

Booking.com

Viajando en clase turista en redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Viajando en clase turista. Contacto: info@viajandoenclaseturista.com Reservado el derecho de imagen, fotografías própias.